El grupo Veolia

Presente en los cinco continentes con 169 000 empleados, Veolia diseña e implementa soluciones para la gestión del agua, la gestión de los residuos y la gestión energética, contribuyendo al desarrollo sostenible y la competitividad de sus clientes.

El Grupo apoya a las industrias, los ayuntamientos y los habitantes en el uso optimizado de los recursos, con el fin de aumentar su eficiencia económica, ambiental y social. Gracias a estos tres negocios centrales complementarios y sinérgicos, Veolia contribuye a desarrollar el acceso a los recursos, a preservar los recursos disponibles y a renovarlos.

 

Highlights 2019

25 125 mil millones de euros de facturación

3 actividades:
agua, residuos, energía

168 800 empleados
en 5 continentes

Water
  •  96 millones de personas servidas con agua potable
  • 62 millones de habitantes conectados al saneamiento
  • 4 117 centrales de producción de agua potable gestionadas
  • 2 878 centrales depuradoras de aguas residuales en funcionamiento
Energy
  • 595 redes de frío y calor en funcionamiento
  • 45 millones de MWh producidos
  • 40 210 instalaciones térmicas gestionadas
  • 2 291 plantas industriales gestionadas
Waste management
  • 40 millones de habitantes servidos en recogida en nombre de las autoridades locales
  • 737 977 empresas clientes 
  • 47 millones de toneladas de residuos tratados
  • 579 unidades de tratamiento operadas

SIETE SECTORES CON FUTURO

Veolia ha identificado siete temas principales de ruptura, sectores con potencial de altos ingresos donde las necesidades de pericia avanzada está aumentando, impulsada por la presión sobre los recursos. Estos sectores corresponden a los nuevos límites de las profesiones relacionadas con el medio ambiente, en las que Veolia ya tiene referencias importantes:

  • la economía circular, para hacer frente a la escasez de materias primas, agua o energía;
  • las soluciones innovadoras diseñadas para optimizar el funcionamiento de las ciudades y sus servicios;
  • el tratamiento de las contaminaciones más difíciles: residuos tóxicos, lodos de depuradora, aguas residuales cargadas;
  • el desmantelamiento: plataformas marinas, barcos, aviones, centrales nucleares;
  • las industrias agroalimentarias y farmacéuticas, sujetas a muy altas exigencias de calidad y seguridad sanitaria;
  • las industrias minera y energética, gran consumidora de recursos;
  • las industrias del petróleo, el gas y los productos químicos sometidos a severas restricciones ambientales.